Obtener una certificación BRC significa emprender un camino voluntario para adaptar su propia actividad a los requisitos establecidos por este estándar privado anglosajón, con respecto a la calidad y seguridad de los alimentos. Este proceso de certificación requiere el cumplimiento de requisitos específicos, que se refieren a:

  1. Compromiso en la gestión
  2. APPCC
  3. Seguridad Alimentaria y Sistema de gestión de la calidad
  4. Estándar de fábrica
  5. Control del producto
  6. Control de los procesos
  7. Empleados

PI.GA. Service sas de Pironi Serena & c. ofrece su asesoramiento para sostener la organización en cada uno de los siete puntos hasta obtener la certificación BRC, y su renovación siguiente, de la manera más simple, rápida y correcta.

Prepararse a la certificación implica el uso de recursos humanos y económicos, formación, control, verificación e inspección, así como las actividades de auditoría en los proveedores y en la empresa.
No se trata solo de la producción, sino también de todas las funciones relacionadas, desde la compra hasta la logística.

PI.GA. Service respalda la compañía en cada etapa de este proceso, tratando de guiar los recursos para obtener este objetivo común, que luego debe mantenerse y debe ser mejorado en los años a seguir.

Para los clientes, la certificación es sinónimo de seguridad y fiabilidad.

El protocolo BRC pertenece a la categoría de las certificaciones voluntarias, pero se está convirtiendo siempre más importante, especialmente para los operadores de empresas alimentarias que tengan la intención de trabajar con la distribución anglosajona a gran escala. Los estándares BRC responden a los criterios establecidos por la Global Food Safety Initiative (GFSI) – The Food Business Forum, con la finalidad de reducir los riesgos de seguridad de los alimentos.

Estos son estándares aceptados por la mayoría de los minoristas, pero solicitados por el GDO anglosajón, que se basa en un sistema APPCC asociado con la adopción de procedimientos de procesamiento. Los requisitos requeridos, además de la adaptación a la metodología APPCC, van desde GMP (Good Manufacturing Practice), a GLP (Good Laboratory Practice), a BPH (Good Hygiene Practice).

Actualmente, el protocolo estándar BRC ha alcanzado la versión número 7 y la versión 8 llegará en el año 2018.