En la religión musulmana existen alimentos haram (ilícitos) y halal (lícitos): dado que la comida y las bebidas son vitales para la supervivencia de los seres humanos, Alá (SwT) ha dado indicaciones claras sobre lo que se puede consumir (ĥalāl) y lo que se debe considerar ilícito (ĥarām).

La certificación HALAL es voluntaria y es de producto, no de sistema. Es reconocida por los consumidores de esta religión y es solicitada principalmente en los mercados de algunos países extranjeros, como Malasia y Singapur.

Los siguientes alimentos son ejemplos de alimentos haram: cerdo y sus derivados,
Alcohol y bebidas alcohólicas, todos los alimentos de animales que, si por su propia naturaleza son halal, lícitos (corderos, carneros, cabras, etc. ), no hayan sido sacrificados ritualmente de acuerdo con la sharia islámica, ballenas, tiburones, tortugas, cangrejos, langostas, bogavantes, anguilas, pez espada, morenas, rombos, rayas, calamares, pulpos, sepias, gambas y mariscos como mejillones, almejas y ostras, animales que tienen patas o dientes caninos (perros, conejos, elefantes y monos), reptiles, insectos (como moscas y parásitos), aves sin plumas y aves de presa, sustancias en general que pueden considerarse perjudiciales para la salud.
Todos los productos, para ser declarados halal, deben estar libres de cualquier contaminación derivada del contacto con sustancias haram durante su preparación, su procesamiento y su embalaje.

Lo que se certifica es el respeto de las reglas islámicas de legalidad (halal) en los sectores agroalimentario, cosmético, sanitario, farmacéutico, financiero y de seguros.

Los principales organismos de certificación colaboran con un CO.RE.IS. (Comunidad Religiosa Islámica) italiana: el Comité Ético es la Autoridad religiosa independiente que emite los certificados, mientras que los empleados de los organismos de certificación son responsables de las inspecciones en las empresas.

La certificación implica, por lo tanto, el respeto de una especie de disciplina, que garantice que desde la llegada de las materias primas al transporte de productos terminados no haya ninguna contaminación de un producto halal con otros productos/ingredientes haram.

PI.GA. Service sas de Pironi Serena & c. ofrece su asesoramiento para sostener la organización con la finalidad de obtener la certificación HALAL, proporcionar la documentación necesaria, analizar los puntos críticos, realizar inspecciones internas y auditorías.
Prepararse a la certificación implica el uso de recursos humanos y económicos, formación profesional y control.
PI.GA. Service respalda la compañía en cada etapa de este proceso, tratando de guiar los recursos para obtener este objetivo común, que luego debe mantenerse y debe ser mejorado en los años a seguir.